Aprende con Penelope

Woman Penelope 

C O N S E J O S

los juguetes eróticos

Con los juguetes sexuales todo es posible, los sueños siempre se hacen realidad. Despierta la imaginacion y creatividad. Puedes follar con tu actor favorito o ser la protagonista de una pelicula porno.

 

Cuando hablamos de los juguetes eroticos, parece que son de uso exclusivo para la mujer, pero hay parejas que ya lo utilizan en conjunto.

A los hombres les ponen muy cachondos los juguetes eroticos, despiertan en ellos un deseo incontrolable, les pone a cien y pierden los papeles.

Hay un mundo de placer por descubrir con todo tipo de juguetes sexuales. Te diré que no hay una cosa que más Morbo le produzca al hombre, que ver a su pareja con las piernas abiertas y como se mete una polla de silicona en la vagina, les pone al máximo de excitación.

Invítale a que participe en el juego y que sujete el vibrador dentro de tu vagina, mientras tú te estimulas el clítoris con los dedos... ufff, te aseguro que se volverá loco al verte disfrutar.

Pasa el vibrador por sus testiculos o por el ano, mientras le haces una paja o le chupas la polla. Conseguirás que explote sin poderlo controlar.

Es una experiencia muy satisfactoria para practicar en pareja y no caer en la rutina. Aunque no lo parezca es un juego que une y estabiliza la relación.

Tendrás a tu chico feliz y deseando volver a repetir el juego

 

 

agosto2020@womanpenelope.es

 

dichosa la persona que es capaz de ignorar lo que es imposible, disfrutar de lo posible y ser lo suficientemente astuta para apreciar la diferencia

historia real

 

 

Mi amiga Wendy y yo, vimos un anuncio en el periódico, donde buscaban colaboradoras para vender estos juguetes. La maleta roja, se llamaba. Llamamos y nos citaron para una clase practica en la que debíamos aprender para que se utilizaba cada objeto y a quien iba destinado ( hombre o mujer). 

 

El caso es que nos entusiasmó el trabajo y aceptamos la oferta. Nos pusimos manos a la obra a estudiar cada juguete que nos mandaron. Teníamos que probar todos para saber que se sentía con cada uno y así poder exponer mejor a la hora de vender a nuestr@s clientes. 

 

Yo elegí para empezar.... la crema estimulante, una esponja en forma de fresa con vibrador y una polla de silicona con orejitas de unos 15 cm. Era la polla estrella, el conejito rampante, con siete velocidades que prometía. 

 

Estuve nerviosa todo el día pensando el momento en que probaría aquellos juguetes, llegó la hora y me fui a darme una ducha. Dejé caer el agua sobre mí y puse en marcha la fresa con jabón, uhmmm que gustito, la vibración era suave, la fui pasando por los pechos y rápidamente mis pezones se pusieron en alerta, así fui pasándola por mi cuerpo hasta llegar al coño. 

 

Wow, genial, el cosquilleo, era tremendo, mi vagina reaccionó y empezó a gotear..... lo tuve que apartar porque no quería correrme tan rápido. Terminé de quitarme el jabón con el agua y salí de la ducha y me sequé, a continuación me puse la crema estimulante en el coño. Lo unté bien y mientras, me desenredé el pelo, esperando que sensación me producía.

 

Al minuto, el calor era sofocante, mi coño se puso de un color rosa intenso, lo toque y tenía los labios calientes, sensibles al roce de mis dedos. Mis jugos resbalaban por mis muslos, entonces cogí el vibrador y lo puse a velocidad lenta y empecé a pasarlo por el coño. Ufff que ansiedad, quería más, estaba cachonda perdida, el calor se concentraba en el interior de mi vagina. 

 

Me senté en la taza del wc. levanté las piernas, apoyándolas a un lado y otro de mi cadera, dejando mi coño bien abierto, lo observaba en el espejo que había frente a mí. Cogí el vibrador de nuevo y cambié la velocidad a media, empecé a metérmelo en el coño, buaffff, entraba y salía sin problema, lo metí hasta el fondo y las orejitas se movían, estimulándome el clítoris, necesitaba más, quería más y no podía esperar y lo puse a máxima velocidad.

 

Ufff, tremendo el cosquilleo, lo metí hasta el fondo manteniéndolo, presionando con las orejitas, wow me iba a correr, empecé a moverlo en círculos dentro de mi, sin sacarlo y a los pocos segundos, me vino una explosión tremenda, que vi todas las estrellas del cosmos.

 

Sensacional, menudo invento, apenas me podía mover, sentía debilidad en las piernas, en menos de tres minutos conseguí tener un orgasmo explosivo. Fue el juguete que más vendimos, a pesar de su precio, que era de los más caros. 

 

 

 

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish